Cuando Carol Catalano tenía siete años de edad, tuvo que permanecer seis semanas en cama debido a la fiebre reumática. Durante este tiempo, “mi padre me dio varios libros sobre dibujo, para tratar de evitar que yo me aburriera,” recuerda ella, “y estos libros me abrieron todo un mundo de posibilidades. Fue entonces que decidí que quería hacer algo creativo en mi vida.”

Su interés en la creatividad encontró su enfoque cuando después de la preparatoria ella ingreso a la Rhode Island School of Design y allí descubrió el diseño industrial. “Después de mi primer proyecto, supe que había encontrado el trabajo que quería de por vida,” nos comenta.

Catalano nos dice que el entrenamiento que recibió en RISD le agrego toda una nueva dimensión a su creatividad. “Tenían un gran enfoque practico, por lo que trabaje muchos materiales en los talleres de carpintería y troqueles.” De hecho, fue ese gran entrenamiento práctico lo que le sirvió para lograr el banco Capelli. “Uno de los requisitos para el Concurso Internacional de Diseño de Muebles en Asahikawa (Japón) fue precisamente crear un prototipo al tamaño real,” nos cuenta Catalano, “el cual logramos hacer en mi cochera.”

El esfuerzo se pago así mismo: En 1999 su banco obtuvo el Premio de Plata en dicha competencia –solo uno de los ocho premios que se entregan y el único diseño americano seleccionado de más de 700 concursantes de todo el mundo.

Catalano ha aplicado sus talentos creativos a una gran variedad de productos desde que fundo su negocio en 1987; sus proyectos actuales van desde bolsas “gig” para cargar instrumentos musicales hasta costosas bocinas y otros enseres electrónicos.

Ella encuentra como uno de los aspectos de su trabajo más desafiantes y remunerativos el conocimiento que obtiene de las diversas industrias para las que labora. “Me encanta darle expresión artística a las cosas que aprendo,” dice, “y siempre estoy buscando formas para polinizar entre este aprendizaje.” El otro día, por ejemplo, me encontraba en una entrevista con un proveedor de termo plásticos, mientras el me mostraba las pelotitas de elastómero en su estado original antes de ser fundidas e inyectadas para su moldeo. Mi reacción inmediata fue preguntarme, ¿como podríamos utilizar estas pelotitas en otras aplicaciones?”

A Catalano también le gusta expandir los limites de su campo y se ha comprometido ha incluir más ideas que mejoren la experiencia del usuario final en todos sus diseños. “Ha cambiado mucho mi área de trabajo desde que empecé,” dice. “El objetivo solía ser crear un buen diseño. Ahora lo primero que pienso al comenzar un proyecto es como puedo enriquecer y mejorar la vida de la gente que usara este producto.”

Con la energía y el entusiasmo que ella muestra por su trabajo, queda claro que Catalano ama la carrera que escogió. En su tiempo libre, ella y su esposo, quien es arquitecto, disfrutan del windsurf que practican en una pequeña isla frente a la costa de Venezuela y comparten su tiempo con sus gemelos.

 

      + Agréguenos a Favoritos                                                                                                                                                                            ^subir       

RESTAURACION  TIEMPO´S
- Restauración de Muebles desde hace más de 50 años en Argentina -
Curapaligüe 373, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina
Teléfonos: (00 54 11) 4633-4500  y  4633-6200
E-mail: info@restauraciontiempos.com.ar - Sitio web: www.restauraciontiempos.com.ar

© 2007/2016 - Restauración Tiempos