Su obra


El primer gran pintor del Cinquecento y auténtico hombre del Renacimiento fue Leonardo Da Vinci, que prestó atención a todos los campos de la Ciencia en su polifacética actividad como ingeniero, arquitecto, escultor, teórico, dibujante y excelente maestro de la pintura. Una de sus grandes preocupaciones fue el estudio del cuerpo humano en las más variadas actitudes, logrando con ello un perfecto sentido compositivo.
Merece la pena tener en cuenta que hay cierta similitud entre los principios artísticos de Leonardo y los que gobernaron el estilo clásico de la Antigüedad. El estilo formulado por Leonardo, no sólo es relacionable con la tendencia clasicista del siglo XV, sino que resulta de la confrontación realizada entre todas las posibilidades artísticas abiertas existentes en Florencia a finales del tercer cuarto del siglo XV.
Pero las repercusiones que Leonardo tuvo en el futuro no fue sólo por su faceta como pintor. El Leonardo ingeniero tiene una importancia que no se limita a su máquinas para la guerra y para la paz, por cuanto acertados o interesantes hayan podido ser estos artefactos. Lo más relevante de esta faceta del artista es la relación directa de esa actividad con los estudios de anatomía y las investigaciones de carácter científico que tanto misterio añadieron a la ya misteriosa figura del artista.

Estudio de Leda
Estudio del niño Cristo
Estudio de Leda

Leonardo siempre se atrevió con todo aquello que era susceptible de investigar. Y, como la base de todas sus investigaciones era la experiencia, la razón se convertía en la guía más segura para no dejarse llevar por falsas percepciones. Sus críticas por estos planteamientos abarcan incluso esa pseudociencia tan en boga hoy en día, la fisionomía, o el arte de describir el carácter de los individuos a través de sus rasgos físicos.
Pero de todos los proyectos científicos que Leonardo da Vinci llegó a formular durante su existencia, la propuesta que más dejó perplejo, aún, al hombre contemporáneo es la de la máquina para volar. Su máquina voladora es donde se pone de manifiesto los excelentes conocimientos en mecánica que Leonardo poseía. Aunque sólo se trataba de anotaciones personales sin valor definitivo, la genialidad implícita ha hecho de él uno de los más apreciados por el gran público.

Estudio de cultura ecuestre
Anatomia del tronco
Estudio sobre gatos y dragones

Sabemos que Leonardo entró en el taller de Andrea Verrocchio a la edad de 15 años y trabajó en Florencia hasta 1481. En esa primera etapa de su vida, destacan en la obra de Leonardo La Anunciación y el Retrato de Ginevra de Benci, con los que propone soluciones inéditas a los problemas - la necesidad de difuminar los contornos a fin de hallar una expresión más sugestiva y poética - que se planteaba la pintura de su época.
Pocos han sido los pintores que han dejado a la posteridad tan ingente cantidad de notas acerca de su arte como Leonardo y que, paradójicamente y en términos comparativos al volumen expliquen tan poco del mismo. Dicho de otra manera: es raro que las notas de contenido artístico de un pintor han resuelto tan escasos misterios sobre su pintura como las de Leonardo. Sin embargo en las páginas del Trattato della pittura se desvela mucho más que meros asuntos de práctica pictórica
Leonardo señala que a mayor distancia menos claro es el contorno de los objetos, hasta que no se pueden distinguir. Constata que ciertos agentes atmosféricos, como el vapor y la niebla, pueden alterar la visión, y que los propios colores cambian con la distancia, como lo demuestra la tonalidad azulada de las montañas en la lejanía.

Leonardo no cesa de meditar sobre la relación entre la sombra y la luz. Se puede calibrar la evolución de su pensamiento comparando sus primeras pinturas florentinas, en las que la precisión del dibujo todavía es la de la tradición pictórica del siglo XV (La Anunciación, por ejemplo), con las de la madurez, como el San Juan Bautista del Louvre, en el que la figura misteriosa parece que emerge y se hunde en la sombra al mismo tiempo.

El tercer tema con el que se enfrenta Leonardo es el de la correspondencia que existe entre los afectos y las pasiones por un lado y los gestos y la fisonomías por el otro: es decir, se trata del problema de la expresión. En sus notas, siempre recomienda a los pintores que estudien a las personas mientras discuten, se encolerizan o sufren, y que intenten descubrir la relación que existe entre los movimientos y las emociones.

Su última obra, realizada pocos años antes de morir, es una serie de dibujos de tempestades, conservadas en Windsor, que se han tomado como sueños, fantasías y profecías, y cuya aparición, en la obra de Leonardo, no ha sido bien comprendida. Esta serie de dibujos despliegan la pasión de Leonardo por el movimiento vertiginoso y su capacidad de abarcar espacios inmensos. Son dibujos que emergen de las profundidades del artista, en los que han condensado su conocimiento trágico.

Estudio para la batalla de Anghiari

Estudio de cabezas (batalla de Anhiari )

Templo centralizado

 

Volver al indice

 

      + Agréguenos a Favoritos                                                                                                                                                                            ^subir       

RESTAURACION  TIEMPO´S
- Restauración de Muebles desde hace más de 50 años en Argentina -
Curapaligüe 373, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina
Teléfonos: (00 54 11) 4633-4500  y  4633-6200
E-mail: info@restauraciontiempos.com.ar - Sitio web: www.restauraciontiempos.com.ar

© 2007/2016 - Restauración Tiempos