Falleció el pasado martes en Vicenza (Italia). Decidió aprender español cuando cayó en sus manos una traducción alemana de los escolios del bogotano Nicolás Gómez Dávila (1913 -1994).

La pasión filosófica era para Franco Volpi (1952 -2009) motivo para aprender un idioma.

Ese fue el comienzo de una relación del filósofo italiano, respetado en toda Europa, con Colombia. "Él estaba buscando al autor -recuerda Benjamin Villegas, de Villegas Editores- y vino al país, aquí conoció a la hija, Rosa Emilia Gómez. Visitó a sus amigos y consiguió la autorización para mirar y evaluar la biblioteca de Gómez Dávila".

La personalidad sencilla de Volpi le valió también la autorización para hacer una selección y una traducción al italiano primero y al alemán después.

Cuando llegó a Gómez Dávila, Volpi ya era un grande dentro de la filosofía contemporánea y una de las mayores autoridades mundiales en las obras de Arthur Shopenhauer. Aunque a los 16 años se fue de su casa rumbo a Holanda y se hizo marinero, pronto siguió el llamado de la filosofía. Fue becario de la Fundación Humboldt, lo que le permitió estudiar a Shopenhouer -sobre el que escribió varios ensayos como El arte de ser feliz, El arte de tratar a las mujeres y El arte de tener razón expuesto en 38 estratagemas-
Le abrían las puertas en todo claustro universitario: instituciones de Canadá, Francia, Italia y Alemania le abrían las puertas.

Su palabra pesaba tanto que cuando conoció la obra de Gómez Dávila y estaba todavía elaborando su Enciclopedia de la Filosofía -obra que se convirtió en texto obligado de toda facultad de filosofía alemana- decidió meter un capítulo sobre el colombiano contra viento y marea. Así lo explicó en uno de sus viajes a Colombia: el editor alegaba que no iba a incluir en la enciclopedia a un filósofo desconocido y Volpi lo incluyó, pero decidió remediar el problema contribuyendo a que la obra de Nicolás Gómez Dávila adquiriera la relevancia que se merecía. Su sueño, dijo en esa oportunidad, era que lo estudiaran y respetaran otros filósofos de peso mundial, que se pudiera hablar

de "gomezdavilianos", igual que se habla de "nietzcheanos".
Volpi fue la última persona que entrevistó al filósofo alemán Ernst Jünger y de ese encuentro resultó Los Titanes Venideros, libro escrito junto con su amigo el periodista Antonio Gnoli.

También fue traductor al italiano de Hans-Georg Gadamer, Martin Heidegger, Rosa Luxemburg y, hasta su muerte, fue colaborador permanente del periódico La Repubblica.

"Cada verano hacía vacaciones filosóficas -recuerda la periodista Patricia Salazar, periodista radicada en Alemania que fue amiga cercana suya-, recibía estudiantes de todo el mundo en Italia para darles una semana de clases".

Salazar recuerda que, a pesar de que logró que Gómez Dávila fuera reconocido entre la mayoría de intelectuales de mayor peso, "le preocupaba que no querían reconocerlo, no querían "salir del clóset" y decir que sí eran gomezdavilianos".

Por lo mismo, en diciembre del 2007, Volpi organizó, junto con la Embajada de Colombia y el Instituto Cervantes un simposio en Berlín sobre Gómez Dávila en el que se encontraron siete intelectuales, entre españoles y alemanes, que reconocieron el aporte del fallecido filósofo colombiano a la filosofía universal.

"Decía que encontrar una flor tan culta en un paisaje tan exuberante como el colombiano era una maravilla que se debía rescatar", recuerda Salazar.

Volpi tenía la costumbre de montar en bicicleta. Recorría 10 kilómetros diarios en su ciudad, Vicenza. Fue precisamente en uno de esos recorridos que perdió la vida, cuando el lunes pasado un automovilista se pasó un semáforo en rojo y lo arrolló. Los informes dicen que se abrió la investigación sobre un posible homicidio.

Queda una bibliografía suya que incluye obras como El nihilismo (1996), Heidegger y Aristóteles (1984), Los próximos titanes, conversaciones con Ernst Jünger (1997) y Sobre la fortuna del concepto de decadencia en la cultura alemana (1995).

 

      + Agréguenos a Favoritos                                                                                                                                                                            ^subir       

RESTAURACION  TIEMPO´S
- Restauración de Muebles desde hace más de 50 años en Argentina -
Curapaligüe 373, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina
Teléfonos: (00 54 11) 4633-4500  y  4633-6200
E-mail: info@restauraciontiempos.com.ar - Sitio web: www.restauraciontiempos.com.ar

© 2007/2016 - Restauración Tiempos