Después de casi 78 años de que fuera pintada por Salvador Dalí, la obra regresa a España para ser exhibida durante dos meses gracias a un acuerdo de cooperación entre el Museum of Modern Arts de Nueva York y la Fundación Gala-Salvador Dalí.

La noticia no carece del tinte surrealista que merecería tener toda información referida a Salvador Dalí, como si fuera una extensión de su magnífica obra que con grandes tentáculos tiñe todo lo que su nombre toca. Pero la realidad, tantas veces alejada de la ficción, hace algunos guiños para meterse en ella, en la obra de Dalí y en la trascendencia de la misma.

Lo cierto es que aquella obra memorable -nada más apropiado ese término para el objeto en cuestión- podrá ser exhibida en España por primera vez en la historia, luego de haber transcurrido casi 78 años desde que el fabuloso artista de Figueras la pintara. El óleo de Dalí, que salió de España cuando el pintor tenía apenas 27 años, tuvo una fugaz recorrida por Europa, la galería Pierre Colle de París, hasta cruzar el Atlántico y radicarse definitivamente en los Estados Unidos de América. La historia cuenta que un galerista neoyorquino fue la razón del traslado de la obra al nuevo continente. Julien Levy compra la obra y la expone en diversos museos de Estados Unidos, hasta que el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York, la recibe como donativo en el año 1934. A partir de esa fecha, histórica y dilatada como el concepto del tiempo en la obra, La persistencia de la Memoria volvió a pisar este año suelo español después de que emigró de España en el año 1931.

Todos los que admiramos de una manera u otra a Salvador Dalí, y aquellos que apenas lo recuerdan de nombre, pocos en este vasto universo, no podemos ignorar a la obra como un referente del pintor y de la época profundamente surrealista por la que transitaba. Cuentan que Gala, la musa inspiradora y siempre motivadora Gala, supo decir al observarla terminada que quien la vea por un instante no podrá olvidarla jamás. No se equivocó. La persistencia de la memoria es uno de los cuadros de Dalí que más ha convocado a los estudiosos del artista en su entendimiento. A pesar de sus escasas medidas -la obra es un óleo sobre tela de 24 x 33 cm- Dalí logró imponer su profundo misterio y simbolismo. Recordemos que en un paisaje sobre diferentes objetos yacen tres relojes blandos y uno rígido, cuatro en total y todos con horas distintas. Uno de los grandes cuestionamientos que propuso Dalí, quizás porque era una cuestión inextricable dentro de su pensamiento filosófico, lo fue el tiempo y la imposibilidad de controlarlo. Casi como una medida borgiana, la inmortalidad propuesta por Dalí se desvanece ante el correr desenfrenado de las horas y la inconstante similitud de tiempos distintos, ajenos a él, pero persistentes en la línea recta temporal que no era más que la distancia que unía a la vida y a la misma muerte. Los tres relojes, desvanecidos, inconstantes, se contraponen al cuarto, tan sólido como invariable, con la rigidez natural del objeto, cubierto por hormigas. Para Dalí, según su hermana, estos insectos simbolizan el remordimiento. Expresión y símbolo nunca más exactos.

Este viernes la obra fue presentada por la Fundación Gala-Salvador Dalí en la sala Quan cau, cau, del Teatro-Museo Salvador Dalí de Figueras y el director del museo, Antoni Pitxot junto a la directora del Centro de Estudios Dalinianos, Montse Aguer, explicaron que el préstamo fue posible gracias a la política de cooperación que la Fundación Dalí ha llevado a cabo con las instituciones más prestigiosas del mundo. El Musem of Modern Art de Nueva York la ha concedido en préstamo únicamente por dos meses, al considerarla como una de las obras más preciadas de la institución. Los residentes españoles tendrán la fortuna de tener ante sus ojos, muchos quizás por primera vez, una obra tan importante de Salvador Dalí. Los otros, llámese resto del mundo, nos quedaremos con el surrealismo y su persistencia que excede a un simbolismo de óleo sobre un lienzo.

 

      + Agréguenos a Favoritos                                                                                                                                                                            ^subir       

RESTAURACION  TIEMPO´S
- Restauración de Muebles desde hace más de 50 años en Argentina -
Curapaligüe 373, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina
Teléfonos: (00 54 11) 4633-4500  y  4633-6200
E-mail: info@restauraciontiempos.com.ar - Sitio web: www.restauraciontiempos.com.ar

© 2007/2016 - Restauración Tiempos