Rembrandt Harmenszoon van Rijn es hijo natal de la ciudad holandesa de Leyden, donde nace el 15 de julio de 1606. Su padre es un molinero llamado Harmen Gerritszoon van Rijn y su madre, Neeltje Willemsdochter van Suydtbroek, es hija de un panadero. Se cree que el matrimonio tuvo unos diez hijos, de los cuales dos niñas morirían a temprana edad.
En mayo de 1620, el joven pintor se inscribe en la Universidad de Leyden. Antes, durante siete años, había acudido a la escuela latina, donde se enseñaban lenguas clásicas. Sin embargo, su afán por la pintura le empuja a entrar en 1621 en el taller del pintor Jacob Isaacszoon van Swanenburh durante tres años.
El joven artista quiere ampliar sus conocimientos y se traslada a Amsterdam en 1624 para entrar como discípulo en el taller de Pieter Lastman, con quien permanece seis meses. Ese mismo año, regresa a Leyden, donde conoce a Jan Lievens, hijo de un tintorero, un año menor que Rembrandt.
En 1625, con 19 años, abre un taller en su casa paterna, donde Lievens y Rembrandt trabajan juntos. La fama de Van Rijn aumenta e incluso, en febrero de 1628, entra en su taller su primer alumno, el quinceañero Gerrit Dou, que permanece con su maestro hasta que Rembrandt marcha a Amsterdam en 1631.
Otra prueba del prestigio que estaban alcanzando ambos pintores es la visita que realiza en 1629 Constantijn Huygens, diplomático del gobernante Federico Enrique de Orange, a los jóvenes artistas en su taller. Al año siguiente, en 1630, fallece el padre de Rembrandt.

El pintor en su estudio

Van Rijn se establece en Amsterdam, tras recibir la herencia de su progenitor, donde vive en la casa del marchante de arte Hendrick van Uylenburch en la zona de Breestraat. El artista holandés conoce a través de Hendrick a importantes personajes del mundo del arte y a su futura esposa: Saskia van Uylenburch, prima del marchante.
El 5 de junio de 1633 se compromete en matrimonio con la joven como se deduce de la dedicatoria escrita en un dibujo donde la retrata: <<Realizado mientras miraba a mi futura esposa cuando tenía veintiún años, al tercer día de nuestros esponsales, el 8 de junio de 1633>>. Un año después, Rembrandt contrae matrimonio con la joven de 21 años, en Sint-Annaparochie, el 22 de junio de 1634.
La casta de la joven procedía de una distinguida familia protestante de Frisia, que se oponía a la boda de tan desigual pareja. Este enlace suponía para Rembrandt una suculenta dote de 42.200 florines, ascender en la escala social y lograr contactos en el mundo burgués donde ella se desenvolvía. Al año siguiente de su matrimonio nace un varón, que muere casi tres meses después.
La pareja se traslada a vivir en 1636 a la calle Nieuwe Doelenstraat, cerca de Amstel. Las desgracias familiares continúan y en 1938 nace una niña, que vive menos de un mes. Rembrandt vuelve a trasladarse de piso a principios de 1639, junto al Binnen Amstel y a mediados se estabiliza en la casa de Breestraat, adquirida apenas entrado el año nuevo. La calle en la cual estaba situado el nuevo hogar era una de las más importantes de la ciudad. En ella vivían ricos comerciantes y famosos pintores.
La casa costaba 13.000 florines, a pagar una primera parte en tres plazos a lo largo del año y las tres cuartas partes restantes durante seis años, términos contractuales que Van Rijn no pudo cumplir.
A las futuras desgracias económicas, que parece que comienzan con la compra de esta vivienda, se unen en 1640 la pérdida de su tercer hijo y la muerte de su madre. Por fin, al año siguiente, en septiembre, nace su hijo Tito, pero el esfuerzo de la agotada Saskia, que padece tuberculosis, le cuesta la vida y es enterrada en junio 1642 en la Oude Kerk, en Amsterdam.
El testamento convierte a Tito en heredero universal de los bienes correspondientes a Saskia, cuya parte ascendía a 20.000 florines, y Rembrandt figura como usufructuario, beneficio que podía perder en caso de que volviera a casarse.

El artista holandés contrata los servicios de una nodriza, llamada Geertige Dircx, viuda de un corneta. Parece que esta mujer mantuvo relaciones con el pintor. Los regalos que Rembrandt le ofreció, incluidas joyas de su esposa, así lo testimonian. La mujer que se encariña con el niño, decide dejarle todas sus posesiones en su testamento, redactado en 1648.
Al año siguiente, entra en la casa como aya, una joven de 22 años, llamada Hendrickje Stoffels, hija de un soldado y mujer del pueblo. El pintor se enamora de la joven y despide a Dircx. Esta acusa a Rembrandt ante la justicia de haber incumplido su promesa de matrimonio, por lo tanto, debía mantenerla o casarse con ella. El pintor holandés niega dicha acusación, pero una vez finalizado el juicio ha de pagarle 200 florines anuales.
Mientras tanto Tito se mantiene como beneficiario del testamento de su nodriza, tal y como le interesaba a Rembrandt para poder recuperar las joyas de Saskia. Sin embargo, como Dircx continuaba vendiendo dichas perlas, es posible que Rembrandt instigase a los testigos de un juicio posterior contra Dircx para que reconociesen que estaba perturbada. La nodriza es encerrada en 1650 en el reformatorio de Gouda. El pintor pagó su traslado a dicho centro e intentó que permaneciese presa doce años. Finalmente unos amigos lograron sacarla en 1655.
La situación económica del pintor, que no debía ser tan boyante como antaño, es el motivo de que no se case con Stoffels, por miedo a perder parte de la herencia de Saskia. Esta convivencia de cara a la rigurosa sociedad holandesa le granjea muchos enemigos. La relación entre ambos empeora con el nacimiento de un hijo muerto en agosto de 1652. Por estos motivos, la Iglesia excluyó, en julio de 1654, a la joven de la mesa eucarística acusada de fornicación. Ambos deciden mantener su relación adelante y tienen otra hija en octubre de 1654, llamada Cornelia.

Anciano meditando


La situación económica del pintor comienza a hacer aguas, agrabada por el descenso de la economía holandesa después del fracaso de la guerra anglo-holandesa en 1653.
La casa de Breestraat estaba pagada a la mitad, Van Rijn debía los intereses de cinco años de la misma y los impuestos de la casa de los últimos tres años, que estaban siendo pagados por uno de los propietarios. La deuda ascendía a 8.470 florines más intereses y 9.000 florines en préstamos de tres amigos, a restituir en un año.
Con el objetivo de lograr dinero e ir pagando sus deudas, subasta, por iniciativa propia, en siete ocasiones, parte de sus bienes en la antigua posada de keyseskroom. No es suficiente y en un acto desesperado por salvar la casa, en mayo de 1656, la inscribe a nombre de Tito.
La situación seguía empeorando y decide recurrir al Alto Consejo de La Haya para ser reconocido como deudor sin culpa, con el fin, en parte, de evitar la cárcel y, por otro lado, recibir una garantía que le protegiese frente a sus acreedores. Para lograrlo, el deudor debía convencer al tribunal de su honradez y buena voluntad. A cambio, Rembrandt debía subastar sus bienes públicamente. Finalizado el proceso, el deudor es declarado insolvente.
El pintor realiza un inventario de sus posesiones el 25 y 26 de julio de 1656, que ocupa 20 folios de 363 objetos. En el inventario figura el cuadro de Hera y Leandro de Rubens, dibujos de Rafael, bocetos de Mantegna y estampas de Durero, entre otros pintores. También poseía objetos de lo más variado como arpas, pistolas, esferas terráqueas, minerales, animales disecados, porcelanas, algunas antigüedades escultóricas como bustos de emperadores y la mascarilla mortuoria de Federico Enrique. Llama la atención la escasez de libros que figura en su inventario, entre los cuales destaca la Biblia.
Tras la subasta de sus bienes personales realizados entre septiembre de 1657 y diciembre de 1658 obtiene varios miles de florines. También traspasa la casa de Breestraat, en febrero de 1658. La vivienda es vendida en 11.000 florines. Sin embargo por motivos judiciales, parece que no es desocupada hasta 1660, fecha en la que se traslada a una pequeña casa en Rozengracht con Stoffels, Tito y Cornelia por 225 florines anuales.
En diciembre de 1660, constituyen una sociedad Tito, que deposita 9.500 florines, y Stoffels, 800 florines, para vender grabados y cuadros al 50% como consecuencia de una norma dictaminada por el gremio de San Lucas, al que pertenece el pintor desde 1634. Esta impedía que quienes se hubiesen desprendido de sus bienes en subastas públicas, vendieran sus obras en la ciudad. Por tanto, Rembrandt pasa a ser un empleado del negocio establecido por su hijo y amante recibiendo a cambio comida y alojamiento.
Por fin, en 1661, el tribunal opina que Rembrandt ha cumplido sus obligaciones legales. Con esta disposición, el artista se libera de sus deudas y de cara a la sociedad vuelve a ser una persona decente, a pesar que algunas deudas no fueron liquidadas y sus deudores ya podían actuar legalmente contra el pintor.

La fama de Van Rijn continúa rompiendo fronteras como lo demuestra la visita al taller, en diciembre 1667, del gran duque de Toscana, Cosme III de Médicis, quien se cree que regresa a Florencia con un autorretrato del artista de Leyden.
En estas fechas, parece que la situación económica del pintor sigue siendo precaria y éste se ve obligado a vender la tumba de Saskia en Oude Kerk, posiblemente por menos de 200 florines. También tuvo que pedir dos préstamos a un tratante de artículos de valor, llamado Harman Becker, a cambio de entregarle nueve cuadros y dos cuadernos de grabados como garantía, que recupera dos años más tarde.
La pena vuelve a asomar a su corazón. Stoffels fallece en 1663, posiblemente a causa de la peste. A su muerte, Tito se hace cargo de la sociedad de arte y con el objetivo de poder moverse con mayor libertad en este negocio, pide, en 1665, con el respaldo de su padre, que los Estados Generales le concedan la mayoría de edad.
Sin embargo, cuando parece que las aguas vuelven a su cauce, Rembrandt vuelve a recibir otro duro golpe. En 1668, muere su hijo Tito a los pocos meses de su boda con Magdalena van Looy, de 16 años e hija de un orfebre. En 1669 nace una niña, a la que llaman, en honor a su padre, Titia.
Rembrandt fallece el 4 de octubre de 1669 en la casa de Rozengrancht, acompañado de su hija, y es enterrado cuatro días después en la iglesia de Westerkerk, donde también yacen los restos de Stoffels y Tito.
El inventario de sus bienes redactado en presencia de Magdalena, que fallece pocas semanas después que el pintor, y el tutor de Cornelia, demuestra que Van Rijn había vuelto a su afición de coleccionista, aunque está vez la lista constaba de 50 objetos.

 

Volver al indice

 

 

      + Agréguenos a Favoritos                                                                                                                                                                            ^subir       

RESTAURACION  TIEMPO´S
- Restauración de Muebles desde hace más de 50 años en Argentina -
Curapaligüe 373, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina
Teléfonos: (00 54 11) 4633-4500  y  4633-6200
E-mail: info@restauraciontiempos.com.ar - Sitio web: www.restauraciontiempos.com.ar

© 2007/2016 - Restauración Tiempos